La vuelta al ladrillo empieza en el litoral - Juantxo Lopez de Uralde - EQUO


No lo habían escrito en su programa electoral, pero ya lo ha anunciado Arias Cañete: se hará una reforma de la Ley de Costas, para “poner en valor” el litoral. El mensaje del gobierno de Rajoy es claro: la vuelta al ladrillo debe facilitarse, y para ello es necesario eliminar cualquier obstáculo legislativo. 

Uno de los más relevantes, aunque no el único, es la Ley de Costas de 1988.La burbuja inmobiliaria, que comenzó con la modificación de la Ley del Suelo del gobierno Aznar, pero que como recientemente ha reconocido la ex-ministra Narbona, el PSOE no hizo nada por rectificar, impulsó el modelo del ladrillo en España. 

Ese modelo se basó en la especulación, el crédito fácil y el saqueo del territorio, en especial del litoral. Cada año se construía mucho más de lo que la demanda podía absorber, llegando a visarse en 2007 cerca de un millón de viviendas nuevas.

Según el estudio de Greenpeace Destrucción a toda costa en aquel año de 2007, a las mismas puertas de la explosión de la burbuja, los municipios del litoral aprobaron nada menos que la construcción de 3,5 millones de viviendas nuevas. Aquello quedó paralizado por el hundimiento de la burbuja, pero está aprobado y, por lo tanto latente.

Este rápido crecimiento inmobiliario terminó de golpe en 2009, y millones de personas acabaron en la cola del paro. Como consecuencia nuestra economía sufre unos niveles de desempleo mucho mayores que los paìses de nuestro entorno, lo que convierte en mucho más dolorosa la crisis económica.

Reproducir ese modelo que tan altos costes sociales y ecológicos ha tenido para España, es lo que pretende hacer el Partido Popular. Siguen viendo como un éxito aquel despegue que nos trajo aquí, y no han tardado ni un mes en decirlo abiertamente. 

Con ello denotan una preocupante falta de modelo alternativo, ya que es notorio que la vuelta al ladrillo no es una alternativa sostenible.

El mensaje que el ministro Arias Cañete ha lanzado es muy grave: el medio ambiente no se interpondrá en sus “planes de desarrollo”. Es una vuelta al mejor lenguaje desarrollista estilo años 60 del pasado siglo. Han pasado ya 50 años de aquel tiempo, pero no han entendido nada.

1 comentario: