El gobierno apura a las partes para que haya fútbol, mucho fútbol, por la tele

El gobierno apura a las partes para que haya fútbol, mucho fútbol, por la tele
El gobierno apura a las partes para que haya fútbol, mucho fútbol, por la tele

Hay cosas que el gobierno no puede permitirse por posible peligro. Que esta sociedad se quede sin ver partidos de fútbol por televisión sería muy grave, y de ahí que haya apelado a las partes en disputa para que logren rápidamente un acuerdo en la transmisión de partidos. Todo un dato.
El Gobierno se ha erigido en árbitro de la III Guerra del Fútbol, que enfrenta desde hace dos meses a Prisa y Mediapro por el reparto de los derechos televisivos de los equipos de primera división. Un movimiento que el grupo que preside Juan Luis Cebrián ha solicitado varias veces. El secretario de Estado para el Deporte, Manuel Cardenal, se reunió ayer por la tarde con el editor de El País y la productora para lograr un acuerdo antes del fin de semana, cuando empieza la Liga.
"Cardenal tiene contactos habituales con el mundo del deporte, sobre todo con los operadores de televisión, y está colaborando en todo lo posible para que encuentren una solución", aseguran desde el Consejo Superior de Deportes.
El secretario de Estado, que ayer presidió la Asamblea de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), aseguró a los clubes que haría todo lo posible para "evitar una guerra de operadores", por lo que va a mediar en la maratón de reuniones que celebran estos días los operadores. 
"Trata de imponer sensatez en el proceso. Lo último que quiere ahora el Gobierno es tener un problema con el fútbol y que los partidos no se retransmitan", explicaron fuentes cercanas a las negociaciones. El problema es que, a tres días de que empiece la temporada, la misión de Cardenal parece imposible. "Es muy complicado lograr un acuerdo entre Prisa y Mediapro ya que las diferencias son muy grandes, aunque los políticos logran milagros", explican estas mismas fuentes.
Ley del Deporte
La de ayer fue la tercera reunión de la Liga a la que asistió el secretario de Estado. En los primeros encuentros metió en vereda a los clubes para que se pusieran al día con los pagos a Hacienda mientras que en la de ayer adoptó un papel de mediador y conciliador. Entre otras cosas, Cardenal aseguró que iban a poner todo de su parte para "superar esta situación y que los operadores televisivos encuentren una fórmula que les permita rentabilizar las importantes inversiones que realizan". 
A su vez, sacó del cajón la Ley del Deporte y explicó que el Gobierno trabaja para dotar de nuevos mecanismos legales al fútbol profesional. "Los retos del deporte no son los mismos que hace dos décadas y la legislación ha quedado obsoleta", explicó el secretario de Estado.
Sogecable, propiedad de Prisa, Mediaset y Telefónica, tiene los derechos de 12 equipos de fútbol entre los que se encuentran la Real Sociedad, el Atletic de Bilbao, el Espanyol, el Celta de Vigo, el Sevilla o el Atlético de Madrid, mientras que Mediapro no llega a los 10 clubes de primera división, entre los que se encuentran el Real Madrid y el Barcelona, que concentran el 50% del pay per view.
Esta situación obliga a la productora catalana y al grupo que edita El País a ponerse de acuerdo para poder emitir la Liga a través de la televisión de pago, ya que si no se tienen al menos 15 equipos no se puede retransmitir ni la mitad de los enfrentamientos, lo que pone en juego la rentabilidad de las inversiones y sus plataformas (Canal + y Gol T). No es fácil comercializar un canal de pago que no de la mayor parte dé los partidos.
El quid de la cuestión es el dinero. Prisa valora los derechos deportivos que posee al precio que los ha adquirido, lo que supone un 30 por ciento más de lo que pagaba Mediapro. Y es este sobreprecio el que la compañía de Jaume Roures no está dispuesto a pagar por retransmitir conjuntamente los enfrentamientos. Por ejemplo, Sogecable ha pagado 23 millones por el Celta de Vigo mientras que Mediapro sólo ofreció 13 millones.
A su vez, a la catalana no le gustan los movimientos que está llevando a cabo la editora de El País para hacerse con más derechos. Según informan fuentes cercanas a la Liga, Prisa está negociando con los equipos de primera de G-30 para explotar sus derechos.
La Liga presiona
Aunque no se emitan los partidos, la LFP aseguró ayer que habrá Liga. "Estamos pendientes de que los operadores lleguen a un acuerdo antes del sábado, pero va a haber fútbol este fin de semana", explicó José Luis Astiazarán, presidente de la LFP, tras el fin de la Asamblea en la que todos lo equipos expusieron sus quejas sobre la delicada situación de la competición profesional.
La Real Sociedad fue uno de los equipos que se mostró más beligerante. Jokin Aperrabay, presidente del club donostiarra, denunció la "inseguridad jurídica de sus contratos televisivos" que puede hacer peligrar los resultados económicos del club. La Real Sociedad, que ha firmado con Prisa para los tres próximos años, denuncia impagos por parte de Mediapro, igual que el Zaragoza o el Espanyol.
Enrique Cerezo, presidente del Atlético, explicó que el grupo de 13 clubes, conocidos como los rebeldes, iban a luchar hasta final para conseguir sus objetivos en el tema de un reparto más equitativo.
Fuente: Insurgente

1 comentario:

  1. Nos dan fútbol, para que no nos demos cuenta de nada. Es una droga, que debemos negarnos a tomar. Lo malo es que es una droga aditiva.

    Un saludi

    ResponderEliminar